Museos Desde Casa: Mujeres en los Museos: Entrevista a Paola Santacruz.

Paola Santacruz es Bióloga de profesión y cuenta con un Diplomado en Museos y Patrimonio. Realizó una Maestría en Agroecología y actualmente se encuentra cursando otra. Ha escrito en prestigiosas revistas de ciencia internacionales y es jefa del área educativa del Museo Interactivo de Ciencia. Cuenta con varios años de experiencia en el ámbito cultural.

El 18 de mayo de cada año se conmemora el Día Internacional de los Museos. Este año, el tema de la celebración propuesto por el Consejo Internacional de Museos (ICOM) es “Museos por la Inclusión y la Accesibilidad”. En ese sentido, ¿qué crees que se persigue con ese tema? o ¿Cuál es el objetivo de la celebración?

Considero que es un tema completamente pertinente de analizar en la situación actual, pero sobretodo, forma parte de la pregunta que siempre nos hacemos los y las trabajadoras de museos, ¿es realmente accesible nuestro espacio, permite una inclusión real?

El potencial de los espacios culturales es la creación de experiencias para diversos públicos, esto es posible cuando se logra visibilizar  las falencias y también las fortalezas de los espacios, en la generación de herramientas que posibilitan dicho cambio de paradigmas.

En este sentido, que los espacios culturales consideren dentro de sus diálogos la inclusión y accesibilidad nos permitirá tener una visión de 360 grados de lo que hemos venido haciendo y de lo que nos depara el futuro, como instituciones culturales.

El presente es aún incierto y se ciernen varias dudas que ya no solo incorporan las disparidades relacionadas con género, identidad sexual, educación, capacidad física, entre otras; sino también el acceso a las tecnologías que ahora forman parte de nuestra cotidianidad como un medio para relacionarse.

Uno de los ejes, sobre los que versa la celebración de este año, es la inclusión de grupos históricamente ignorados en la programación y oferta de los Museos. Uno de estos grupos son las mujeres. ¿Crees que la brecha de género se siente o impacta en el campo de los Museos?

ICOM ha perseguido la visibilización e inclusión de mujeres en cada una de sus formas y expresiones posibles. Justo ayer revisé un artículo publicado en el mes de marzo en el cual, al realizar una revisión de los archivos más antiguos de ICOM, encontraron que una de las primeras fotos correspondientes al nacimiento de esta institución, son un grupo de mujeres que dieron el primero paso al desarrollo de la primera declaratoria del mismo.

En la actualidad, la brecha de género se siente en algunos espacios museales; sin embargo, no es tan marcada como en otros ámbitos, como es el caso de la ciencia. Esto con relación al ocupar cargos directivos, por ejemplo, existe una amplia inclusión de mujeres en los mismos, aunque no en todas las categorías de museos.

Sin embargo, si pensamos solo en dos ejemplos de representaciones: el primero en museos de arte, ¿cuántas de sus obras corresponden a artistas mujeres?, y luego en museos de ciencia, ¿cuántas mujeres en ciencia han sido citadas en sus salas o han sido incluidas como parte del comité asesor? Un caso que permite ilustrar esta problemática, es el del Museo del Prado, que cuenta con solo 10 pinturas de mujeres artistas en sus salas, cuando tienen más de 1000 obras expuestas.

Quisiera dejar esas preguntas para irnos cuestionando y de esa manera conocer como el no incluir el eje de género impacta en los museos.

En relación a esto último que mencionas, ¿crees que hay paridad en este sector? o en otras palabras, ¿tienen más y mejores posibilidades para este tipo de gestión los hombres o las mujeres?

En el ámbito cultural no existe una brecha tan marcada como en otros espacios. La gestión de mujeres y hombres no presenta diferencias por razón de género, sino por capacidades y formación.

Los techos de cristal tan fortalecidos, aún en universidades y centros de investigación, en el ámbito de cultura son menores. Varias mujeres han logrado ascensos dentro de sus espacios accediendo a cargos directivos y de jerarquías mayores.

La cultura es un sector que ha dejado por fuera estereotipos y estigmas, para abrir una puerta a la equidad en género. Esto no quiere decir que todo el trabajo está hecho; aún hay mucho camino por transitar y es necesario, por ejemplo, el fortalecer procesos que permitan un desarrollo óptimo, habilitando espacios como lactarios, el destinar el tiempo necesario para ejercer la maternidad, la implementación de guarderías, etc. Por otra parte, el mantener una alerta permanente en contra de todo tipo de abuso. Derechos que deben primar en todo tipo de relación laboral.

¿Consideras que los museos y centros culturales han reproducido estereotipos de la mujer a lo largo de la historia?

Por supuesto que lo han hecho. Sin embargo, también han sido los primeros espacios en generar respuestas positivas y propositivas para superar este pasado.

Y la otra cara de la realidad, ¿han avanzado los museos en materia de inclusión de género?

Todavía en este siglo, las narrativas y algunos planteamientos son patriarcales y hegemónicos. A pesar de ello, los museos han dado pequeños pasos para realizar procesos de inclusión de género, desde replantear sus salas, hasta procesos más consolidados que generan comunidades comprometidas con procesos de reivindicación social a nivel de género e identidad sexual.

Siguiendo la lógica que señalas, ¿pueden los museos contribuir a la lucha contra la discriminación, brecha y violencia de género?

Los museos no solo pueden, sino que es su deber el contribuir a la lucha contra la discriminación y violencia de género. Somos los llamados a aportar para la construcción de una sociedad más equitativa. Al ser espacios de encuentro de diferentes comunidades, ésta fortaleza también nos representa una gran responsabilidad: el ser capaces de dejar de lado estereotipos y visibilizar los existentes.

En ese sentido, ¿ves una evolución y mejora en la conciencia de los públicos hacia el rol de la mujer en los museos?

Los públicos, así como los museos, responden a la realidad de la sociedad en la cual se desenvuelven. Hoy por hoy, hemos sido testigos de un gran adelanto en cuanto al acceso de mujeres en diferentes campos. Sin embargo, aún se encuentra naturalizado el machismo o micro machismo en nuestra sociedad, lo que conlleva que nuestros públicos reproduzcan este comportamiento.

Desde tu perspectiva, ¿cuáles son los principales retos que enfrentan las mujeres hoy en día en el ámbito de la gestión cultural en Museos?

Las mujeres tienen varios retos, desde el mismo hecho de lograr un equilibrio entre la familia y el trabajo, la búsqueda de igualdad en los sueldos que percibe, por el mismo trabajo que realizan los hombres, la generación de estatutos y políticas públicas que permitan un verdadero proceso de inclusión y accesibilidad, además de una inclusión real a nivel de educación en museos, en la cual la mujer tenga una representatividad mayor.

¿Qué consejo le darías a una Mujer que trabaja en Museos, ya sea esta mediadora, curadora, investigadora, etc.?

Más que un consejo, les dejaría una reflexión: cuándo a Marie Curie le consultaron cómo se siente estar casada con un genio, ella les respondió: “pregúntele a mi marido”. La sororidad debe estar presente en cada momento de nuestras vidas para impedir la vulneración de derechos a todo nivel y visibilizar los existentes para detenerlos por completo.

Finalmente, y dada la coyuntura actual, ¿cuál sería, desde tu lógica, el futuro de los Museos en un contexto de Post Pandemia?

El futuro de los museos está en mantenerse acompañando a sus comunidades durante la pandemia; y en la etapa de Post Pandemia, buscar convertirse en un espacio de encuentro en el cual se puedan fortalecer los lazos como sociedad, desde una perspectiva y un mundo que se encuentra en proceso de cambio. Desde sus espacios y no espacios, hablando de la virtualidad, debemos permitir una verdadera accesibilidad, que no solo sea tecnológica, sino también un proceso en el cual la educación permita un desarrollo que no se vincule únicamente a las aulas, sino también a la formación de mejores seres humanos, que aprendemos a convivir con nuestros pares animalitos y a construir un futuro mejor para cada uno de nosotres; es decir, abrir el camino para las nuevas generaciones, quitándoles la venda de los ojos, permitiéndoles ampliar sus preguntas y generar más ciudadanos y ciudadanas del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *