Museos Desde Casa: El MIC, un referente del Patrimonio Industrial del país.

El 18 de abril de cada año se conmemora el Día Internacional de los Monumentos y Sitios Patrimoniales, como una forma de promover la toma de conciencia acerca de la diversidad del patrimonio cultural de la humanidad, de su vulnerabilidad y de los esfuerzos que se requieren para su protección y conservación. La fecha fue propuesta por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) el 18 de abril de 1982 y aprobada por la Asamblea General de la UNESCO en 1983.

Uno de estos patrimonios es el “industrial”, entendido como “el conjunto de restos de la cultura industrial que poseen un valor histórico, tecnológico, social, arquitectónico o científico” (Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial, 2003). Bajo esta denominación  se agrupan edificios, maquinaria, talleres, molinos, fábricas, almacenes, depósitos, medios de transporte y toda su infraestructura, así como los sitios donde se desarrollan las actividades sociales relacionadas con la industria, como por ejemplo la vivienda, el culto religioso o la educación (Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial, 2003).

Aunque hoy en día existan notables esfuerzos por investigar, preservar, difundir y poner en valor el patrimonio industrial, por muchos años no fue considerado como tal y gran parte del acerbo relacionado a los procesos de industrialización de las naciones se perdió o cayó en el olvido, ocasionando una serie de pérdidas irreparables que terminaron por obnubilar parte de la historia e identidad de los pueblos.

Como una forma de contrarrestar este fenómeno, en 1978 se crea el TICCIH (The International Comité for the Conservation of the Industrial Heritage), un Comité encargado de estudiar, inventariar, conservar y difundir el patrimonio industrial, además de fomentar la relación entre personas interesadas en esta materia a nivel internacional.

Pero, ¿por qué es importante el patrimonio industrial? Aunque varios académicos y estudiosos interesados en el tema han desarrollado varias respuestas a esta interrogante, las mismas, con ligeras diferencias, propone entender la importancia del patrimonio industrial, en cuanto a su capacidad de testimoniar las formas de trabajo y la vida cotidiana de una determinada época y en cuanto constituye un documento que sirve para entender mejor como se vivía y se trabajaba en esta época. Es decir, más allá de su valor estético o histórico, el patrimonio industrial supone una fuente de consulta por cuanto se constituye como tesimonio y documento de una época.

El patrimonio industrial además de dar cuenta de actividades y procesos que han modificado sustancialmente la comprensión del mundo contemporáneo, es valioso por cuanto goza de un valor social que evidencia las vidas de hombres y mujeres que trabajaron en dichos espacios; posee también un valor tecnológico y científico por cuanto reseña la ingeniería y construcción vigentes en una época; e incluso posee un valor estético ligado a la calidad de su diseño y planificación.

El Museo Interactivo de Ciencia –MIC- es, en varios sentidos, un claro referente de Patrimonio Industrial del Ecuador, tanto por su ubicación en el espacio (el MIC se encuentra ubicado en el sector de Chimbacalle, reconocido históricamente como el primer barrio obrero-industrial de Quito), así como por su emplazamiento en una de las edificaciones que se inscribe en la tipología descrita en párrafos anteriores (el MIC desarrolla y ejecuta sus actividades en el predio en donde funcionó la fábrica de Hilados y Tejidos de Algodón “La Industrial”).

En el caso específico del MIC, el predio en donde funciona el Museo, forma parte de un complejo entramado urbano que despegó gracias a la presencia del Ferrocarril (otro referente de Patrimonio Industrial) que a u vez permitió la reconfiguración del sector, el crecimiento de la industria y, en años más recientes, el aparecimiento de nuevas fábricas como los Molinos Royal y la fábrica de aluminio UMCO, que son edificaciones que se consolidan como testigos vivos de los vaivenes políticos, sociales, económicos y culturales que ha sufrido el barrio y la ciudad.

Frente a esta realidad, el Museo Interactivo de Ciencia, consciente de la importancia de la investigación histórica como principio fundamental para la protección y salvaguarda del Patrimonio Industrial, mantiene una línea de acción permanente que posibilita la puesta en valor de los elementos patrimoniales, de tipo industrial, relacionados directamente al MIC y a las realidades que giran en torno al mismo.

El “Museo de Sitio”, una de las salas de exposición permanente del Museo, permite a los visitantes conocer las maquinarias, estructuras y espacios en donde funcionó “La Industrial”, una de las fábricas más grandes de los primeros años del auge industrial quiteño: “Hacia 1941 funcionaban en la fábrica 253 telares y la producción semanal podía ser de 63.680 varas de tela. Hacia 1953 trabajaban más de mil obreros y obreras” (Ortiz Crespo & Vásquez, 2003).

Esta exposición ha permitido vincular a la población que laboró en esta fábrica, recuperando las memorias y anécdotas que dieron vida a sus años de trabajo en la industria textil, y reconstruyendo una historia marcada por la lucha de clases; ya que además de ser el primer barrio industrial, Chimbacalle se forjó como el primer barrio obrero de Quito, lo cual implicaba dinámicas particulares, en donde las diferencias sociales entre los dueños de las fábricas y los trabajadores de las mismas se hacían particularmente visibles:

Las grandes fábricas textiles dieron origen al proletariado industrial en la ciudad: hacia 1932-1933 había en Quito aproximadamente 1.500 obreros industriales, aparte de artesanos, jornaleros y vendedores callejeros (Milk, 1997). Hasta entonces no había existido organización de los trabajadores textiles de Quito, pero la masa que padecía situaciones de precarización y explotación acabó por organizarse, en buena parte inspirada por sus pares de otras regiones del mundo y por la penetración de ideas comunistas y socialistas. Así, en diciembre de 1933, en la Casa del Obrero de Sociedad Artística e Industrial de Pichincha, se reunieron 200 de los 300 trabajadores de La Internacional para formar su sindicato (Cuvi, 2011, pág. 83).

Dinámicas como esta suponen el valor social del Patrimonio Industrial, puesto que dan cuenta de procesos que permiten comprender la lógica de las personas en una determinada época, en donde la noción de “desarrollo” se construía a partir de la explotación e injusticia perpetuada en contra de grupos históricamente vulnerados. No es de extrañar entonces que muy cerca al Museo se encuentre la edificación en donde funcionó el primer “Comedor Obrero” (actualmente cede de la Asociación de Personas Sordomudas de Pichincha)  o la “Central Obrera”, sitio de donde salía la marcha anual por el Día del Trabajo, y que en la actualidad, en honor a estas remembranzas, se ha denominado “Avenida Primero de Mayo”.

Estas y otras vivencias se evocan en las “Noches de Antorchas en Chimbacalle”, un proyecto liderado por el Colectivo “Corredor Chimbacalle” con el respaldo del Museo Interactivo de Ciencia, a través del Área de Mediación Comunitaria. En estos recorridos mediados por los moradores del sector, el público asistente conoce las historias y anécdotas del barrio, en voz de sus protagonistas. De esta forma, además de generar una fuente de turismo comunitaria, el proyecto se ha convertido en un mecanismo real de vinculación de las personas a su legado cultural, siendo este el fin último de todas las estrategias de puesta en valor del Patrimonio Industrial.

Para el Museo Interactivo de Ciencia siempre existirá el compromiso de garantizar que los bienes, muebles e inmuebles, considerados patrimonio industrial de Quito y el Ecuador, se encuentren al servicio de la ciudadanía mediante exposiciones, muestras y proyectos educativos que permitan a la ciudadanía conocer y vincularse con este legado, suscitando procesos de diálogo que van más allá de la mera expectación del patrimonio y que aterrizan en nuevas formas de comprender la historia y su impronta en la configuración del sujeto contemporáneo.

Referencias:

Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial. (Julio de 2003). TICCIH. Recuperado el 13 de Marzo de 2020, de Carta de Nizhny Tagil para el Patrimonio Industrial: https://ticcih.org/about/charter/

Cuvi, Nicolás (2011).  “Auge y decadencia de la Fábrica de Hilados y Tejidos de Algodón La Industrial, 1935-1999” en Procesos, No. 33, Flacso-Ecuador/Museo Interactivo de Ciencia, Quito.

Espinoza, Manuel (2008). Memoria histórica y Colectiva, Administración Municipal Eloy Alfaro, Imprenta Suatunce, Quito.

Milk, Richard (1997). Movimiento obrero ecuatoriano: el desafío de la integración, Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE)/Abya-Yala, Quito.

Ortiz Crespo, Alfonso; Vásquez, María Antonia (2003). Investigación histórica general de los inmuebles denominados ex Fábrica La Victoria, ex Fábrica La Industrial y Sesquicentenario, Quito, Corporación de Salud Ambiental de Quito, 2003.

2 thoughts on “Museos Desde Casa: El MIC, un referente del Patrimonio Industrial del país.”

  1. SI SE TRATARÍA DE REALIZAR UNA ESPECIE DE «RECORRIDO» VIRTUAL COMO SI SE ESTUVIERA EN LOS SITIOS QUE SE REFLEJAN EN LAS FOTOS , CON EL DEBIDO RESPETO CONSIDERO SE PODRÍA INCLUIR VIDEO(S) A TRAVÉS DEL(OS) CUAL(ES) SE VISUALIZARÍA DE MEJOR MANERA LOS ESPACIOS FÍSICOS QUE COMO MUSEO(S) SE PRETENDE QUE LA GENTE EN GENERAL CONOZCAMOS; YA QUE COMO SE ENCUENTRA ACTUALMENTE SOLO SE TRATA DE UNA MERA INFORMACIÓN HISTÓRICA Y NADA MÁS
    MAS COMO SIEMPRE ESTE TIPO DE OBSERVACIONES AL NO SER TOMADAS EN CONSIDERACIÓN MANTIENEN SIN AVANCE, ESTANCADO LA POSIBILIDAD DE OFRECER UN CONOCIMIENTO «ALGO INNOVADOR»- NADA NUEVO NI NOVEDOSO- CON EL USO DE LAS «TICS».
    SALUDOS CORDIALES SI ES QUE ALGÚN FUNCIONARIO(A) ENCARGADO QUE TENGA LA POSIBILIDAD DE HACER ALGO EN ESTE POST TOMA MI PEQUEÑÍSIMA OBSERVACIÓN COMO VÁLIDA; MMAS SINO IGUAL NO PASARÁ ABSOLUTAMENTE NADA DE NADA…

    1. Estimada Danny. Gracias por contactarte con nosotros. Hemos tomado nota de tu observación, y estamos trabajando para mejorar la experiencia virtual del visitante. Además, te recomendamos seguir nuestras redes sociales, en dónde periódicamente estamos subiendo información y contenido interactivo que puede ser de tu interés. Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *