Descripción del Museo

Foto: @Paco Cuesta

El Museo Interactivo de Ciencia (MIC), administrado por la Fundación Museos de la Ciudad se encuentra ubicado al sur de Quito en el emblemático barrio de Chimbacalle, espacio donde funcionó la fábrica de hilados y tejidos de algodón “La Industrial”, desde 1935 hasta 1999.

El sitio fue intervenido para convertirse en un museo contemporáneo interactivo, de divulgación de la ciencia y tecnología que estimule el desarrollo cognitivo de niños, niñas, jóvenes, adultos, personas de la tercera edad o con alguna discapacidad.

El MIC ofrece salas permanentes, exposiciones temporales y una serie de actividades conceptualizadas en proyectos que conjugan ciencia, educación y técnicas museológicas, con el fin de que los visitantes se conviertan en protagonistas de su propia experiencia, mientras juegan, se preguntan y aprenden.

La Industrial

Foto: @Paco Cuesta

Desde su inicio como fábrica, este espacio fue considerado como uno de los núcleos principales para la creación del barrio obrero de Chimbacalle, que emergió como uno de los asentamientos populares con mayor vinculación al desarrollo industrial de la ciudad de Quito.

Chimbacalle es uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad de Quito. Su hito más sobresaliente fue la llegada del ferrocarril a Quito en 1908. Veintisiete años después, y como parte de la expansión de la industria textil en el Ecuador, se fundó en 1935 la “Fábrica de Hilados y Tejidos de Algodón La Industrial”, que operó hasta 1999.

La Sociedad “La Industrial” surgió como fábrica para secar madera, para lo cual compró en 1928 un terreno propiedad de la Sociedad de Crédito Internacional, situado en el sector denominado “El Calvario” en Chimbacalle, es decir, colindante con “La Victoria”.

En 1937, Ramón González Artigas Artigas (dueño de la Fábrica La Industrial), junto a cuatro socios fundó la Compañía Anónima Industrial, Agrícola y Comercial Ecuatoriana (Caice), para ejecutar el programa de tinturado de la fábrica. En éste se utilizaba anilina, un compuesto orgánico para la producción de colorantes y fabricación de tintas, que daban color y vida al producto final de La Industrial.

En 1952, la empresa (La Industrial) se vio obligada a contraer una deuda con la Caja del Seguro para satisfacer su compromiso con esa institución por concepto de aportes, fondos de reserva, descuentos de préstamos, intereses, multas y costas judiciales. Una vez más, la escritura respectiva aporta varios datos.

Debido a que la posguerra puso retos a los fabricantes nacionales, como mejorar la calidad para competir con productos extranjeros, en 1955 La Industrial adquirió maquinarias y repuestos, hipotecando edificios y terrenos a favor del Banco Nacional de Fomento.

En 1959 se volvió a hipotecar La Industrial, a favor del Banco Central del Ecuador, con obligaciones solidarias de las compañías San Juan S.A., Inalca S.A. y Caice S.A., que eran compañías vinculadas. Todas bajo la batuta de González Artigas. Sin embargo, no quedaron claras las razones de tal escritura .

Cuando La Industrial dejó de aportar las cuotas de los trabajadores a la Caja del Seguro fue embargada en 1965. En 1967 fue adjudicada por remate a la misma Caja del Seguro. Ante esta situación, los obreros se organizaron para que la Caja les entregara en arriendo el predio . La cooperativa se formó el 15 diciembre de 1967 y cada obrero puso una acción de 1.200 sucres.

Pese a las buenas intenciones, la cooperativa no despegó en el momento en que otras empresas textiles lo hacían. Disminuyó la producción y se cerraron bodegas de algodón. La carencia de materia prima llevó a la “Toma del Algodón” el 7 de septiembre de 1970.

El impulso que llevó a crear la cooperativa, e incluso a invadir propiedad privada para sostener la producción, y que hizo soñar a los asociados, se fue perdiendo. Fueron cambiando los dirigentes y más asociados se retiraron. Sin una estrategia capitalista de producción y mercadeo fue aminorando el trabajo. Así que los jóvenes se fueron. En 1995 quedaron 200 trabajadores y hacia el final solo 75.

Entonces vino el cierre anunciado por la decadencia en la que estaba sumergida la producción. Se envió un interventor pues no se administraba bien la fábrica. La misma estaba a cargo de abogados que no sabían nada de textiles y no había dinero para material. Un día de 1999 los trabajadores encontraron candados en las puertas. La fábrica había sido cerrada y les informaron que el IESS retomaba el control de los predios. A partir de entonces comenzó a desaparecer la maquinaria, hasta quedar apenas los vestigios que hoy resguarda el Museo Interactivo de Ciencia.

El 13 de septiembre del 2006, el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito encarga la gestión administrativa, financiera y técnica del Proyecto Museo de Ciencia y Tecnología a la Fundación Museos de la Ciudad, bajo la figura de mandato. Para lo cual adquirió dos inmuebles ubicados en la Parroquia Chimbacalle, entre las calles Pedro Gual, Av. Maldonado y Av. Cardenal de la Torre .

El 18 de diciembre del 2008 el Museo Interactivo de Ciencia abrió sus puertas, como una alternativa de educación no formal, que pone a disposición una oferta museal única en el país, conservando gran parte del bien inmueble que fue parte de la “Fábrica de Hilados y Tejidos de Algodón La Industrial”.

El museo conserva también parte de los bienes muebles de la fábrica en la forma de telares, tanques, urdidoras, hiladoras, cañerías, calderas, variadoras, motores eléctricos, etc. Si bien en todo el museo se pueden observar estos bienes, ahora como recursos museográficos, la gran mayoría de los mismos se encuentran en la Sala Permanente Museo de Sitio, recientemente reinaugurada el 15 de febrero del 2018.

Desde su apertura, el MIC sigue constituyéndose como el único museo en el país, que privilegia al visitante con experiencias multisensoriales, educativas y culturales de divulgación científica, en un solo espacio.

Bibliografía:
• Alfonso Ortiz Crespo y María Antonia Vásquez Hahn. 2003. Investigación Histórica General de los inmuebles denominados Ex Fabrica La Victoria, Ex Fabrica La Industrial y Sesquicentenario.
• Nicolás Cuvi. 2011. Auge y decadencia de la Fábrica de Hilados y Tejidos de Algodón La Industrial, 1935-1999. Revista Ecuatoriana de Historia 33. Quito- Ecuador.