El MIC y el Colegio Quito le apuestan a la Agricultura Urbana.

Las y los estudiantes de la Institución Educativa Fiscal Quito transformaron un área del Museo Interactivo de Ciencia en un Huerto Urbano a favor de la agricultura sostenible.

El día lunes 09 de Marzo de 2020, luego  de 4 meses de trabajo arduo y comprometido, 28 estudiantes de la Institución Educativa Fiscal Quito, con el acompañamiento del área de mediación comunitaria del Museo Interactivo de Ciencia y un técnico de campo de la Agencia de Promoción Económica ConQuito, cosecharon los primeros frutos de su “Huerto Urbano”, un proyecto en donde las y los jóvenes de esta emblemática institución educativa del sur de Quito, convirtieron un área del Museo, en un espacio de agricultura ecológica y sostenible.

Remolachas, lechugas, nabos y tomates fueron algunos de los productos que cultivaron los chicos y chicas del Colegio Quito. Ellos, como principales protagonistas de la actividad, habían trabajado desde noviembre de 2019 en la limpieza y adecuación de camas de tierra, las mismas que en lo posterior fueron abonadas y preparadas para acoger las semillas y plántulas que, con tiempo y bastante dedicación y esfuerzo, les permitieron cosechar las primeras plantas de la temporada.

“Es una experiencia muy bonita. Había días en que salíamos muy sucios y cansados, pero ahora que vemos lo que cultivamos, es muy emocionante”, fueron las palabras que empleó Eduardo Villacís, estudiante del Colegio Quito, de tercero de Bachillerato, parea contar su vivencia de aproximación a la agricultura urbana. Por su parte, la Magíster Jenny Cruz, Docente responsable del proyecto, se sentía contenta del trabajo realizado por sus estudiantes: “Estoy muy orgullosa de ellos. El nivel de compromiso fue tal, que incluso los domingos veían a limpiar el huerto a regar las plantas”, puntualizó.

De esta manera, además de desarrollar una metodología de aprendizaje vivencial y participativa, las y los estudiantes, recibieron una capacitación permanente en temas relacionados con el manejo de huertos, viveros y plantas de consumo, la misma que permitió comprender la importancia del proceso de agricultura urbana y sus beneficios en la salud alimentaria con la comunidad; lo que en última instancia se evidenció en el compromiso y la tenacidad de las y los jóvenes a lo largo del proceso de siembra y cuidado de las plantas.

Esta actividad se enmarca en el proyecto “Fotosíntesis  Urbana”, del Museo Interactivo de Ciencia, que pretende proporcionar habilidades desde y hacia la agricultura urbana, mediante la valoración de los saberes ancestrales y el fomento de la seguridad alimentaria. El proyecto vincula a la Comunidad aledaña al museo, pues se sustenta en la colaboración sostenida y participativa de moradores del tradicional barrio de Chimbacalle, Instituciones Educativas y Docentes, bajo  el asesoramiento de especialistas en técnicas de cultivos urbanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *