“Bambú Computacional” una mirada a la arquitectura e ingeniería del futuro

Exoesqueletos de insectos, caparazones de reptiles, hojas de árboles, microorganismos o paneles de abejas son varios ejemplos de la inspiración natural  para la arquitectura en lo que podríamos entender como ciudad sostenible.

Esta filosofía contemporánea basada en estructuras orgánicas no solo replican sus formas, sino que a través de la comprensión de las normas que las rigen, crea infraestructuras que ahorran recursos y energía. Parte de la Biomímesis, esta tendencia busca aplicar dentro de la ingeniería moderna y a la del futuro, una serie de principios basados en el desarrollo evolutivo de plantas y animales.

Con esta consideración observar y estudiar a la naturaleza, no sólo plantea códigos estilísticos futuristas, también viabiliza estructuras funcionales altamente eficientes que, como prueba de ello, se ve reflejada en los animales, plantas y hongos, en los que cada componente estructural que los conforma tiene un propósito y no se limita únicamente a aspectos decorativos, lo que dice que lo mismo se puede aplicar en el diseño de infraestructuras para el uso humano fomentando la disminución de nuestra  huella ecológica.

Nuestro país no es la excepción en este tipo de iniciativas por ello Quito es una de las 15 ciudades en el mundo y la única en América del Sur en la que se llevó a cabo entre el 2 y el 14 de julio del presente año el taller internacional «Reactive Morphologies», un evento que centró su temática alrededor de esta propuesta basada en el diseño computacional y la fabricación digital, en la que, además, de las clases prácticas, sus participantes recibieron diez conferencias y una charla magistral con especialistas alemanes en este modelo de construcción.

Organizada por instituciones internacionales como: Institute for Building Structures and Structural Design (ITKE), de la Universidad de Stuttgart, Alemania; el Institute for Advanced Architecture of Catalonia (IAAC), de la Universidad Politécnica de Cataluña, España; y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE); “Reactive Morphologies” busca promover el intercambio de conocimientos entre académicos y estudiantes de diferentes partes del mundo. Cabe mencionar que el mismo taller se lo efectúa simultáneamente en distintas ciudades del mundo como París, Barcelona, New York, Shanghai, Melbourne, entre otras.

Es importante señalar que además de las instituciones internacionales y locales que auspiciaron la realización del taller, también colaboraron entidades como FabLab Zoi y por supuesto el Museo Interactivo de Ciencia (MIC), como espacio de divulgación científica, sitio que ha acogido la instalación “Bambú Computacional”, en donde se exhibe al público las estructuras producidas en el taller y los principios técnicos dentro de ella.

“Bambú Computacional”, es una instalación que se encuentra ubicada en la sala temporales 2 junto a la exposición permanente Sala Quito en la que se encuentra en exhibición una estructura desarrollada en el taller antes citado y en el que se experimentó con metodologías computacionales de diseño y fabricación para estructuras ligeras adaptables, terminando con la construcción de este prototipo a escala 1:1.

Este tipo de estructuras han sido construidas en otras ciudades utilizando materiales como fibra de carbono o fibra de vidrio, pero en el caso de “Bambú Computacional” se empleó el bambú debido a su flexibilidad y a que es un material local utilizado en diferentes tipos de  construcciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *